DE NUESTRO BLOG

Las marcas en el cine ¿casualidad o causalidad?

La publicidad no conoce límites: en el cine, la radio, la televisión, la prensa, en la calle, en cualquier lugar recibimos continuamente mensajes publicitarios. Muchos nos incitan al consumo; otros, en cambio, nos invitan a adoptar determinadas actitudes, como cuidar el medio ambiente o conducir con prudencia.

¿Cuántas veces no hemos visto marcas y productos conocidos en un programa de televisión o en una película? Esta es una técnica más de marketing a la que se le denomina “Product Placement”. En la que empresas y marcas pagan para que sus productos aparezcan en un espacio determinado.

Esta práctica habitualmente consigue mucha notoriedad para los productos anunciados debido a varios motivos:

  1. Se aprovecha el estimulo provocado por los líderes de opinión o personajes a los que el consumidor admira.
  2. El público está menos prevenido que ante los anuncios convencionales. 
  3. Los espectadores no pueden evitar estos mensajes insertados inesperadamente en las imágenes. 
  4. Menor coste por impacto. 
  5. Posibilidad de alargar la vida del placement. 
  6. Por su parte, el productor consigue así más recursos financieros. 

El product placement en la actualidad es un fenómeno publicitario en expansión, donde ya no se trata sólo de colocar el producto, sino que se planea desde cuánto tiempo de exposición se requiere, el tipo de plano que nos interesa, si el actor interactua con el producto, si el actor además de interactuar con el producto alaba alguna de las virtudes, etc.  Aunque también cabe recalcar, que a veces, este propio protagonismo es tan marcado y resta atención a los personajes, que el público se da cuenta de que la inserción es exagerada, y puede lograr el efecto contrario de compra en el consumidor final.

Un muy buen ejemplo del product placement en películas es el film “The Devil wears Prada” en la que podemos apreciar numerosas y reconocidas marcas a lo largo de ella.

https://youtu.be/EEeN3isG6F8

 

Con el surgimiento de nuevos soportes, también se ha buscado la manera de promocionar los productos de forma natural e integrada, lo cual en definitiva es la esencia del emplazamiento de producto.

La literatura norteamericana, sin ir más lejos, ha comenzado a incorporar la mención de productos en sus páginas. Los autores más leídos, ahora ya no sólo promocionan coches, restaurantes de comida rápida o incluso detergentes, sino que además expanden su alcance a los formatos digitales, con versiones e-book y audiolibros de sus obras. Los videojuegos más populares no han sido una excepción. 

En la exitosa trilogía “50 sombras de Grey” mencionan marcas como: Mac, BlackBerry, Audi, (hojeada al libro para sacar más marcas).

La publicidad cada día crece a pasos agigantados y el product placement quizás sea el recurso que muchos buscan para generar nuevos contenidos promocionales.