DE NUESTRO BLOG

Celabridades, marcas y escandalos

 

 

En el artículo anterior hablamos acerca de lo común que se ha vuelto  que las marcas utilicen celebridades para promocionarse. Pero, si bien esta alianza puede darle un empujón a la campaña, también puede convertirse en su peor enemiga.

 

Lamentamos decirlo, pero el marketing a través de personajes conocidos posee un componente de riesgo pues los anunciantes ceden su imagen de marca a un tercero.

 

Y aunque existen contratos y acuerdos entre ambos entes (la marca y el personaje público) los deslices siempre pueden ocurrir.

 

Para muestra el del director de cine Michael Bay, que a durante su intervención para Samsung en una famosa feria electrónica, abandonó el escenario intempestivamente, pues al parecer el teleprompter falló y el no conocía sus diálogos.

 

 

En la memoria de todos está lo que ocurrió con Tiger Woods. Al golfista, sus infidelidades le costaron la pérdida de patrocinadores como Gatorade o Gillette. Se calcula que perdió cerca de 23 millones de dólares en contratos, por la mala imagen que le daba a las compañías.

 

Tampoco podemos olvidar lo sucedido con Lance Amstrong y Nike, cuando el ganador de siete Tours de Francia confesó que recurrió al dopaje durante casi toda su carrera deportiva. Lo que le costó perder millones en patrocinios.

 

Pero esto también sucede en nuestro país. ¿Recuerdan el mal momento que pasó la Selección Mexicana de Futbol? Pues sus patrocinadores también lo padecieron. Como un ejemplo tenemos a Roshfrans quien en octubre de 2013 colocó mensajes con cierto humor dirigidos a la afición.

 

 

 

Como podemos constatar, la elección de una persona o entidad que represente a tu empresa implica una gran responsabilidad pues puede llevarte a la fama o dejarte en ridículo.

 

Y es que no resulta fácil calcular los riesgos de llevar a cabo una campaña de marketing a través de personajes reconocidos. Para ello resulta esencial conocer los valores que rodean a ese personaje y analizar si, realmente, corresponden con los valores de la imagen de marca que queremos transmitir.